Un joven escritor que acaba de publicar su primera novela, y otro, Jordán, que desconfía de los hombres y de las palabras y, al final del camino, se recluye en la intimidad de su casa, obsesionado por terminar la obra que podrá justificarlo. Entre esa casa y el mundo, entre Jordán y el aprendiz, está Cecilia, la mujer del maestro. Una historia que avanza con la límpida tensión de las tragedias: dos hombres y una mujer a un paso del cielo y del abismo, movidos por el amor y la envidia, el deseo y la vanidad.
Guillermo Martínez, autor de Acerca de Roderery La muerte lenta de Luciana B., se aleja del vértigo posmoderno para buscar los restos de los antiguos mitos y devolverles su brillo oscuro y duradero.
Desde la tradición literaria, La mujer del maestro crece imperceptiblemente como una delicada pieza de cámara. En las ambiciones y la profunda, soledad de los personajes subyace, implacable, la certeza de Byron: 'El hombre es mitad barro, mitad dios, tan incapaz de hundirse como de elevarse'.

La mujer del maestro deGuillermo Martínez

$1.310
La mujer del maestro deGuillermo Martínez $1.310
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • FP Impresora Antonio Beruti 1560, B1604BNP Florida Oeste, Buenos Aires - Atencion de Lunes a Viernes de 9 a 18 hs

    Gratis

Un joven escritor que acaba de publicar su primera novela, y otro, Jordán, que desconfía de los hombres y de las palabras y, al final del camino, se recluye en la intimidad de su casa, obsesionado por terminar la obra que podrá justificarlo. Entre esa casa y el mundo, entre Jordán y el aprendiz, está Cecilia, la mujer del maestro. Una historia que avanza con la límpida tensión de las tragedias: dos hombres y una mujer a un paso del cielo y del abismo, movidos por el amor y la envidia, el deseo y la vanidad.
Guillermo Martínez, autor de Acerca de Roderery La muerte lenta de Luciana B., se aleja del vértigo posmoderno para buscar los restos de los antiguos mitos y devolverles su brillo oscuro y duradero.
Desde la tradición literaria, La mujer del maestro crece imperceptiblemente como una delicada pieza de cámara. En las ambiciones y la profunda, soledad de los personajes subyace, implacable, la certeza de Byron: 'El hombre es mitad barro, mitad dios, tan incapaz de hundirse como de elevarse'.