Desde 2008, todos los viernes, puntualmente, Juan Forn escribe la contratapa de Página/12. Fiel a la máxima borgeana según la cual un escritor es más que nada un buen lector, se aventura por rincones insospechados de la literatura, la música, el cine, la arquitectura y hasta la matemática del siglo XX, en busca de las claves íntimas que rigieron ese siglo de vanguardias y catástrofes.

Forn lee y enseña a leer. Se mete –y nos mete– en los entresijos de lo público y lo privado, lo conocido y lo desconocido. Como un detective o un mago, recorta y tira de un hilo imperceptible hasta dejar al descubierto el revés de la trama, lo inesperado, el secreto.

Los viernes es el primero de tres tomos que reunirán en libro las contratapas de Forn. Estos textos, casi un género en sí mismos, revelan una pasión voraz por la lectura y una curiosidad inmensa por los pliegues de la historia. Cada vez que se termina de leer uno, es inevitable pensar: “Lo hizo de nuevo… Pero ¿cómo lo hizo?” 

Los viernes. Tomo uno de Juan Forn

$1.180
Los viernes. Tomo uno de Juan Forn $1.180
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • FP Impresora Antonio Beruti 1560, B1604BNP Florida Oeste, Buenos Aires - Atencion de Lunes a Viernes de 9 a 18 hs

    Gratis

Desde 2008, todos los viernes, puntualmente, Juan Forn escribe la contratapa de Página/12. Fiel a la máxima borgeana según la cual un escritor es más que nada un buen lector, se aventura por rincones insospechados de la literatura, la música, el cine, la arquitectura y hasta la matemática del siglo XX, en busca de las claves íntimas que rigieron ese siglo de vanguardias y catástrofes.

Forn lee y enseña a leer. Se mete –y nos mete– en los entresijos de lo público y lo privado, lo conocido y lo desconocido. Como un detective o un mago, recorta y tira de un hilo imperceptible hasta dejar al descubierto el revés de la trama, lo inesperado, el secreto.

Los viernes es el primero de tres tomos que reunirán en libro las contratapas de Forn. Estos textos, casi un género en sí mismos, revelan una pasión voraz por la lectura y una curiosidad inmensa por los pliegues de la historia. Cada vez que se termina de leer uno, es inevitable pensar: “Lo hizo de nuevo… Pero ¿cómo lo hizo?”