Edición conmemorativa

“Todos los personajes están cansados y un poco confudidos en estos relatos, escritos con precisión filosa y también con grandes vacíos, silencios que acentúan el recorte, la captura. Son jóvenes los que están tristes y como les pasa a todos los jóvenes, hubiesen preferido serlo en otro momento. ‘¿Por qué, por qué nos tuvo que tocar justo a nosotros este lugar y esta época de mierda para ser jóvenes?’, se pregunta Javier en ‘El borde peligroso de las cosas’.

Nadar de noche se publicó por primera vez en 1991. Aquí hay cuentos sobre un manipulador ex combatiente de Malvinas traumatizado, que aparentemente perdió la capacidad de hablar en combate; sobre una chica que llora en un avión con esa desesperación de cuando la vida parece demasiado grande e inmanejable; sobre un padre que vuelve para una última conversación en una especie de bienvenida macabra a la edad adulta. Hay algo profundamente argentino en estos cuentos: un no hay futuro resignado, la política metiéndose incluso involuntariamente, las geografías reconocibles y una especie de desdicha particular, una desesperanza sin estridencias donde se mezclan cuentas de banco vaciadas, noches químicas, parejas rotas y piscinas nocturnas.”  

Nadar de noche de Juan Forn

$1.300
Nadar de noche de Juan Forn $1.300
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • FP Impresora Antonio Beruti 1560, B1604BNP Florida Oeste, Buenos Aires - Atencion de Lunes a Viernes de 9 a 18 hs

    Gratis

Edición conmemorativa

“Todos los personajes están cansados y un poco confudidos en estos relatos, escritos con precisión filosa y también con grandes vacíos, silencios que acentúan el recorte, la captura. Son jóvenes los que están tristes y como les pasa a todos los jóvenes, hubiesen preferido serlo en otro momento. ‘¿Por qué, por qué nos tuvo que tocar justo a nosotros este lugar y esta época de mierda para ser jóvenes?’, se pregunta Javier en ‘El borde peligroso de las cosas’.

Nadar de noche se publicó por primera vez en 1991. Aquí hay cuentos sobre un manipulador ex combatiente de Malvinas traumatizado, que aparentemente perdió la capacidad de hablar en combate; sobre una chica que llora en un avión con esa desesperación de cuando la vida parece demasiado grande e inmanejable; sobre un padre que vuelve para una última conversación en una especie de bienvenida macabra a la edad adulta. Hay algo profundamente argentino en estos cuentos: un no hay futuro resignado, la política metiéndose incluso involuntariamente, las geografías reconocibles y una especie de desdicha particular, una desesperanza sin estridencias donde se mezclan cuentas de banco vaciadas, noches químicas, parejas rotas y piscinas nocturnas.”